lunes, marzo 13

¿Cuál es la principal azúcar en la leche?



Imagen relacionadaA veces desconocemos hasta las cosas más básicas, por ejemplo, que la leche es el único alimento de origen animal que contiene azúcar, concretamente la lactosa.

¿La leche sin lactosa también tiene azúcar?
Si compruebas la tabla de valores nutricionales de cualquier marca de leche sin lactosa, verás que la leche sin lactosa también tiene hidratos y azúcares. No te lo esperabas, ¿verdad?  Después de la sorpresa viene la duda: si los hidratos de la leche son los de la lactosa, y esta leche no tiene lactosa ¿cómo es posible que tenga hidratos? ¿De dónde han salido?

¿Cómo se hace la leche sin lactosa?
La “lógica” dice que, si para hacer la leche desnatada se le quita la grasa, para hacer la leche sin lactosa se le quitará la lactosa. Pero no es así, no es posible quitar la lactosa a una leche de vaca, cabra u oveja. Así que en lugar de quitar la lactosa se añade lactasa, una enzima que rompe este azúcar y deja la leche más fácil de digerir.

¿Lo de SIN lactosa es mentira, entonces?”
No, no es mentira. Después de que la enzima lactasa haga su trabajo, la lactosa “desaparece” casi por completo y en su lugar quedan dos azúcares más simples: glucosa y galactosa.  Para un intolerante es mucho mejor esta leche, porque su intestino no tiene que trabajar para romper la lactosa, ya se ha encargado la enzima. Todos los azúcares siguen ahí, solo que ahora están “hechos puré

Lactosa en otros alimentos
La lactosa se encuentra predominantemente en la leche y los productos lácteos, pero en ocasiones se utiliza para la elaboración de cerveza y también podría añadirse a diversos alimentos y bebidas. Para determinar si un determinado alimento contiene lactosa, lee la lista de ingredientes. Otros alimentos que pueden contener lactosa incluyen suero de leche, cuajada, quesos de sabores, leche descremada en polvo, sólidos de leche sin grasa, crema dulce o agria, suero de leche y leche malteada.

Intolerancia a la lactosa
Las personas que digieren mal la lactosa, no tienen una enzima llamada lactasa, que es la encargada de asimilar los azúcares que forman la lactosa, lo que hace que la digestión sea más lenta y produzca molestias. Por ello, al eliminar la lactosa, la digestión para esas personas es más ligera y el cuerpo asimila de mejor manera los nutrientes de la leche.
No hay que confundir la intolerancia a la lactosa con la alergia a la leche. La alergia se da a una proteína concreta llamada caseína. Los productos sin lactosa no pueden ser consumidos por alérgicos a esta proteína láctea.



Fuente: http://dimetilsulfuro.es/2014/10/28/es-mas-sana-la-leche-sin-lactosa/
Fuente: https://recetasdukanmariamartinez.com/2014/07/02/dukan-leche-sin-lactosa/

jueves, febrero 16

Dieta - Cafeína - Teína



Ya son muchos los estudios que han analizado los efectos de la cafeína en el organismo y como consecuencia en nuestra dieta, llegamos a la conclusión que la ingesta diaria de cafeína aumenta los niveles de glucosa e insulina plasmática, complicando por lo tanto el proceso metabólico de utilizar la grasa corporal como fuente de energía, aumentando la probabilidad de padecer en un futuro Diabetes, y potenciando la apetencia del dulce y la sensación de cansancio. En cambio, beber frecuentemente café descafeinado, equilibra los niveles de azúcar en sangre, mejora el tránsito intestinal, ayuda a estabilizar la sensación de vitalidad y equilibrio emocional, disminuye la probabilidad de padecer Diabetes y favorece a que nuestro cuerpo utilice la grasa almacenada como fuente de energía.

El café, el té, los refrescos de cola y energizantes son las principales fuentes de cafeína y teína de la dieta. En comparación al resto de bebidas naturales con cafeína, el café es el producto con una cantidad más alta de la misma, mientras que el té sería el segundo producto con un mayor contenido en cafeína (teína).

Actualmente no cabe duda que la cafeína provoca en nuestro organismo tolerancia e incluso con el cese total de su consumo podría desarrollarse un síndrome de abstinencia como ocurre con ciertas drogas, con dolores de cabeza, ansiedad o necesidad obsesiva.

Además, como sabemos, todos los estimulantes, entre los que incluimos café, té, refrescos de cola y bebidas energizantes; son considerados bebidas con índice glucémico alto lo que indica que aumentan la secreción de insulina por las células beta pancreáticas del organismo, favoreciendo:

- La lipogénesis (formación de depósitos de grasa).

- Aumentarán nuestra sensación de hambre a corto plazo tras la bajada del pico de insulina

En la revisión de varios estudios relevantes y de importancia científica realizados sobre el café, la cafeína y la teína podemos llegar a las siguientes conclusiones:

El café y el té son beneficiosos para nuestra salud, pero en sus versiones descafeinadas o desteinadas.

Todavía no podemos afirmar que la cafeína sea un precursor de la Diabetes o provoque Resistencia a la Insulina, aunque se sospecha que los picos de insulina que provoca, a la larga produciría Resistencia a la Insulina (de ahí que nuestro organismo cree tolerancia hacia los efectos del café), que es la primera fase antes de entrar en una Diabetes tipo 2.

No cabe duda, que el consumo de cafeína, por su estimulación sobre la secreción de insulina, favorece el metabolismo de los hidratos de carbono, acelerando también el proceso de convertirlos en grasas si no los utilizamos como fuente de energía en nuestra actividad diaria.

Además, la caída rápida de los picos de insulina provoca un retorno de nuestra sensación de hambre a corto plazo y dificulta la utilización de las grasas como fuente de energía, lo cual es esencial para la pérdida de peso.

Los picos de insulina provocados por éstos estimulantes también perjudicarán nuestro ciclo del sueño.

Aunque existe todavía controversia, tras los resultados de estudios comparativos entre café con cafeína y café descafeinado, parece cada vez más claro que los efectos protectores sobre la diabetes mellitus se deben a otros componentes del café como el ácido clorogénico, el magnesio o el ácido cafeico que deben ser estudiados en profundidad. 



Fuente: http://dietadiasalternos.es/cafeina-y-teina-su-uso-inteligente-en-la-dieta/

jueves, enero 26

¿Por qué engordamos?



La regulación metabólica crea una autorregulación aparentemente perfecta. Sin embargo, hay varios factores que influyen y que debemos comprender para explicar la acumulación de grasa. Estos factores son los siguientes:

- El aporte calórico consiste en la asimilación de energía de lo que comemos.

- El gasto energético consiste en el gasto de energía, una parte por nuestras actividades y otra parte del gasto metabólico basal.

- La vulnerabilidad genética consiste en la influencia genética en la tendencia de la acumulación de grasa. Es una tendencia y no es determinante.

- La homeostasis energética consiste en el mecanismo que mantiene el peso constante. Es el mecanismo encargado de varios procesos como la adaptación metabólica, los mecanismos compensadores o la retroalimentación y homeostasis.

Se tiene que prestar atención a estos factores, ya que pueden explicar por qué hay personas que comen mucho, no hacen deporte y no engordan o cómo hay otras que realizan mucho deporte y no pierden peso. La solución a este dilema se encuentra en esto factores; no solamente hay que prestar atención al aporte calórico y al gasto energético, sino que también a la vulnerabilidad genética y la homeostasis energética, es decir, hay que tener presente la influencia genética y la alteración del mecanismo homeostático (como por ejemplo el estrés)

Sin embargo, solo hay un elemente que guarda relación con todos estos componentes, es el apetito o el deseo de comer; así un apetito constante y desproporcionado, se considera el precursor de la conducta que genera el problema de peso.


Fuente: Ahora que he decidido luchar con esperanza.